Planeta

Deforestación y tabaco: ¿Cuánto afecta el cigarrillo a los bosques?

REDACCIÓN CONTENTLAB

May 31, 2019

Para fabricar los seis billones de cigarrillos que se producen cada año se sacrifican alrededor de 4 millones de hectáreas de bosques distribuidas en 124 países. Estas son parte de la gran deforestación que se viene llevando a cabo en el mundo y que ha elevado en 20% la emisión de gases de efecto invernadero desde 1970.

Las afecciones del cigarrillo suelen estar vinculadas a distintos tipos de cáncer y daños en el sistema respiratorio de sus usuarios; pero, a esos peligros se suman otros daños ambientales de escala mundial vinculados a los niveles de la toxicidad del aire y la contaminación de millones de metros cúbicos de agua por el uso de pesticidas que también afectan los suelos.

La relación entre el consumo de cigarrillos y el daño ambiental es tan directa que el último informe de la Secretaría del Convenio Marco de la Organización Mundial de la Salud para el Control del Tabaco (FCTC, por sus siglas en inglés) señala que “una persona que fuma una cajetilla de 20 cigarrillos al día durante 50 años es responsable del consumo de 1,4 millones de litros de agua”. Adicional a ello, la deforestación se ha convertido también en un problema latente. 

MENOS ÁRBOLES
La deforestación se ha vuelto una de las preocupaciones centrales de las organizaciones internacionales. En la última edición de la Conferencia de las Partes (formada por los países comprometidos en esta lucha), distintos líderes han insistido en el impulso de políticas que frenen el “devastador impacto ambiental” de la industria del tabaco que incluye la deforestación y la contaminación de la tierra y el agua.

“Para tener el espacio suficiente para cultivar el tabaco se necesita ’limpiar’ el campo y se han de arrancar árboles para llevar a cabo esta tarea. Además, para producir tabaco, su hoja necesita de un proceso de secado que normalmente se hace a través de (la quema de) madera o carbón contribuyendo a la emisión de gases de efecto invernadero y la deforestación”, explicó en la presentación del último informe Rodrigo Santos Feijo, Oficial técnico de la Secretaría.

EFECTOS EN LA SALUD
Adicional a ello, el consumo de tabaco causa enfermedades cardiovasculares, incluida la arteriopatía coronaria y el accidente cerebral vascular, segun la OMS.

LAS NUEVAS OPCIONES
El abandono del cultivo del tabaco —han señalado los representantes de los distintos países— es una oportunidad para reemplazar estas tierras por cultivos que sean útiles para la seguridad alimentaria mundial. Esto último es crucial para atacar otra paradoja de los cultivos de tabaco: cuatro de los diez países que concentran el 90% de estas plantaciones, son países con déficit alimentario (India, Zimbabwe, Pakistán y Malawi).

Este giro, sin embargo, ya se está dando. Sri Lanka, por ejemplo, ha anunciado que eliminará gradualmente estos cultivos para el año 2020 y proporcionará cultivos alternativos. Para combatir el tabaco en Sierra Leona y Túnez se está fomentando la papa. En Afganistán, el azafrán. En Colombia, el maíz, el frijol, la mandarina y las paltas. En Costa Rica, las piñas, la caña de azúcar y el café. En Ecuador, el cacao y el café.

Sin embargo, este eslabón del problema tabacalero es el que más lento se está atacando. La ONU ha trazado distintos compromisos relacionados a las regulaciones de la publicidad, el empaquetamiento, la exposición al humo, la educación, la investigación, entre otras. Pero solo el 13% de los países comprometidos han trabajado con miras a generar nuevas alternativas económicas para los productores de tabaco.

LA SITUACIÓN EN PERÚ
Nuestro país forma parte del Convenio Marco para el Control del Tabaco. Es uno de los 19 países en prohibir el consumo de cigarrillo en lugares públicos y de trabajo cerrado; además, uno de los18 que exigen advertencias gráficas que cubran el 50% de los empaques. 

El Perú no es particularmente un productor de tabaco. La producción nacional de tabaco no elaborado es calculada mensualmente por el Ministerio de Agricultura y Riego junto con fibras, plantas vivas, flores cortadas y flores en capullo, y caucho natural. Estas, en su conjunto, entre el 2016 y 2017 sumaron apenas 134 mil hectáreas. Los únicos países latinoamericanos que figuran entre los 20 primeros productores de tabaco son Brasil y Argentina.

Pero, sí forma parte de la demanda que permite que exista esta industria: el 58.3% de la población de Lima Metropolitana fuma, y, en provincias, lo hace el 48%, según el Ministerio de Salud. En tanto, el Instituto Nacional de Enfermedades Neoplásicas (INEN) calcula que 16,700 peruanos mueren al año por enfermedades relacionadas al tabaco.

Por estas razones, los autores del informe, Cigarette smoking, elaborado por la FCTC y el Imperial College London, han señalado que el impacto en el medio ambiente y en la salud hacen a la industria del tabaco “incompatible” con los Objetivos de Desarrollo Sostenible trazados por el PNUD hacia el 2030.

Controlar la producción de tabaco —han destacado— es trabajar por solucionar el hambre, mejorar la salud y el medio ambiente.

 

► Para promover el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible y lograr un efecto multiplicador, lo primero es reconocer y celebrar los proyectos sostenibles. Por eso, si tienes una iniciativa que contribuye al desarrollo de las comunidades y el país, postúlalo en pods.pe

CONTENIDO PATROCINADO Producido para un anunciante que puede haber aprobado el contenido.

PATROCINADORES

Espacio Patrocinado
Copyright© Elcomercio.pe - Grupo El Comercio - Todos los derechos reservados.

Editora de especiales digitales:
Giuliana Dávila

Jefa de fotografía y video:
Nancy Dueñas

Coordinador de especiales digitales:
Renato Girón

Coordinadora fotográfica:
Ethel Rossell

Diseño digital:
Janine Bosworth

Programador:
Elmer Alfaro

Share This