Prosperidad

Transición Energética: el camino sostenible para un Perú Bicentenario

REDACCIÓN CONTENTLAB

May 24, 2021

La transición hacia una economía sostenible basada en tecnologías con bajas emisiones de carbono es crucial por su impacto medioambiental y económico. Esta transformación no solo tiene un impacto positivo relacionado con la acción climática, también incluye, por ejemplo, medidas para garantizar la calidad del aire, la seguridad del suministro de energía, la economía circular y el crecimiento verde.

Este proceso, asimismo, contribuye al avance en las metas de distintos Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) como “Energía asequible y no contaminante”, “Ciudades Sostenibles”, “Producción y Consumo Responsable”, “Acción por el Clima”, entre otros. En un contexto como en el que nos encontramos por la pandemia del COVID-19, la transición energética representa una de las principales rutas para la reactivación económica y el desarrollo sostenible del país.

En el 2019, en Perú, la participación de los Recursos de Energía Renovables (RER) en la producción energética fue de 8.52%, con mayor participación de la eólica y solar (COES, 2019). El objetivo hacia el 2040 es enfocarse en las fuentes RER, que estas lleguen por lo menos al 20% de la participación y que Perú posea una matriz energética diversificada, competitiva y eficiente (OSINERGMIN, 2014).

 

En este sentido, la “Hoja de Ruta de Transición Energética”, estudio de la consultora Deloitte con apoyo de nuestra organización, propone una serie de acciones para aprovechar todas las oportunidades que ofrece este proceso en pro de la sustentabilidad. Sus planteamientos aseguran un camino económicamente rentable y justo, extensible a todo el país, para cumplir con los objetivos de reducción de emisiones y alcanzar la carbono neutralidad al 2050.

El estudio identifica como principales palancas para la reducción de emisiones: i) la utilización más eficiente de la energía y la electrificación de los usos finales, en especial la del transporte público y privado; ii) la mayor presencia de energías renovables en la matriz energética del Perú y iii) el desarrollo de modelos de producción sustentables en todos los sectores productivos del país.

De seguir este camino, se abre la posibilidad de generar 600 mil puestos de trabajo netos hacia el 2030. Asimismo, el Perú podría obtener un beneficio económico neto de 205 mil millones de dólares hacia el 2050, lo cual representaría un incremento del PBI del 2.7%. Estas decisiones tendrían que ir de la mano con un gran compromiso, pues, según el informe, la inversión necesaria para lograrlo asciende a 103.4 mil millones de dólares, los cuales pueden ser cubiertos por distintos mecanismos de financiamiento público y privado.

Asimismo, acelerar la transición energética mejoraría la competitividad del Perú, haciéndolo atractivo para nuevas inversiones que buscan países con políticas claras de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero y para entablar acuerdos comerciales con organizaciones regionales como la OCDE, Unión Europea o Alianza del Pacífico.

Queda clara la necesidad de congregar esfuerzos de los principales sectores productivos del Perú en torno a un solo objetivo de largo plazo: tener una economía de carbono neutral y, así, cumplir con las metas de sostenibilidad a las que nos hemos comprometido como país. En ENEL, como organización dedicada al rubro energético, tenemos la seguridad de que el Perú será sumamente beneficiado con esta transición.

CONTENIDO PATROCINADO Producido para un anunciante que puede haber aprobado el contenido.

PATROCINADORES

Espacio Patrocinado
Copyright© Elcomercio.pe - Grupo El Comercio - Todos los derechos reservados.

Editora general:
Jimena Villavicencio

Editora de especiales digitales:
Giuliana Dávila

Jefa de fotografía y video:
Nancy Dueñas

Coordinador de especiales digitales:
Renato Girón

Coordinadora fotográfica:
Ethel Rossell

Diseño digital:
Ricardo Naldos

Programador:
Elmer Alfaro

Share This