Planeta

¿por qué debemos cuidar las cuencas que habitamos?

REDACCIÓN CONTENTLAB

Oct 14, 2020

Las fuentes de agua son fundamentales para el consumo humano directo, la agricultura y la producción industrial de toda sociedad. Lima, por ejemplo, no podría existir sin el río Rímac, que nace a 5508 metros sobre el nivel del mar, a 132 kilómetros al noreste de la ciudad. Pese a la importancia de este recurso, Sedapal calcula que, en todo su recorrido, el Rímac es contaminado en novecientos puntos.

Las cuencas hidrográficas son ecosistemas tan valiosos como sensibles: debido a sus interconexiones, cualquier desbalance afecta a la cuenca en su totalidad y hace que las especies de flora y fauna corran el riesgo de desaparecer.

“Todos hemos escuchado a nuestros abuelos contar que en el río Rímac se podían pescar peces y camarones”, recuerda Carlos Adrianzen, gerente de Asuntos Ambientales e Institucionales de Celepsa, empresa dedicada a la generación de energía renovable a través de hidroeléctricas. “Pero la contaminación que se ha generado a lo largo de toda la cuenca ha hecho que hoy eso sea impensable”, explica.

Su recuerdo no es gratuito. Actualmente Celepsa viene desarrollando distintas acciones para evitar que suceda lo mismo en la cuenca del río Cañete, donde, desde el año 2010, funciona la Central Hidroeléctrica El Platanal, que produce energía renovable. Ahí, la conservación del camarón es fundamental para incrementar la productividad, desde la que concierne a los mismos recolectores de camarón hasta la gastronomía de todo el valle.

Desde el año 2007, el Programa de Conservación Hidrobiológica de Celepsa monitorea la cantidad y las características de los camarones que se encuentran a lo largo de toda la cuenca de dicho río. Así, identifican los puntos críticos que requieren un repoblamiento y lo ejecutan. Además, controlan y vigilan los periodos de veda del camarón, en alianza con los camaroneros y el Gobierno Regional de Lima.

Los resultados se han hecho evidentes. Si hasta hace unos años debían trasladar larvas desde Arequipa para llevar a cabo la repoblación de las zonas vulnerables de la cuenca, ahora el incremento del número de camarones permite que este trabajo se limite a la redistribución, llevando camarones de las zonas donde abunda a las zonas donde empiezan a escasear, y así se distribuyen de manera homogénea.

A estas acciones se suma, en la parte alta del río Cañete, el fomento de la piscicultura de trucha y el uso eficiente del agua en la agricultura, a través de 35 kilómetros de canales de riego.

“Todos tenemos que fomentar en nuestra casa comer los productos que producen nuestras cuencas y empezar a desplazar un poco a los productos procesados, porque de esa manera se le suma valor al trabajo que se hace en las cuencas del país”, recomienda Adrianzen. Como sostiene el especialista de Celepsa, el desarrollo de las cuencas es fundamental porque tienen un alto potencial para generar energía limpia. “Gracias a estas, se podría garantizar energía limpia para 60 años, si el Estado se traza ese norte”, explica.

CONTENIDO PATROCINADO Producido para un anunciante que puede haber aprobado el contenido.

PATROCINADORES

Espacio Patrocinado
Copyright© Elcomercio.pe - Grupo El Comercio - Todos los derechos reservados.

Editora de especiales digitales:
Giuliana Dávila

Jefa de fotografía y video:
Nancy Dueñas

Coordinador de especiales digitales:
Renato Girón

Coordinadora fotográfica:
Ethel Rossell

Diseño digital:
Janine Bosworth

Programador:
Elmer Alfaro

Share This